¿Conoces las 4 P del marketing?

Las 4P, corresponden a las palabras: producto, precio, punto de venta y promoción, elementos básicos con los que E. Jerome McCarthy, profesor de contabilidad estadounidense se encargó de definir el concepto de marketing en 1960. Dichas cuatro variables,  tienen la capacidad de lograr explicar de forma óptima el funcionamiento del marketing de una manera integral y bastante completa, cosa que lo hace entroncar con el concepto de marketing mix. 

Las 4 P del marketing

  • Producto
  • Precio
  • Punto de venta
  • Promoción
  • Producto: el elemento sobre el que gira todo

Estamos claros en que el producto se trata del elemento primordial de cualquier campaña de marketing, por lo que no exageramos si se afirma que, de una u otra manera, todas las acciones de marketing giran alrededor del mismo. Este es un concepto bastante amplio, y ello se debe a que el producto abarca todo lo que se coloca en un mercado para su adquisición y que, podría llegar a satisfacer alguna necesidad o un deseo del consumidor. Pero además, el producto no tiene por qué ser algo tangible, ya que también engloba las ideas y los valores.

Para iniciar una buena campaña de marketing, se debe, de forma imperiosa, definir de la mejor manera el producto, de tal manera que pueda responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué vendo?
  • ¿Qué necesidades satisface mi producto?
  • ¿Qué características tiene mi producto? ¿Cuáles son los beneficios que se obtiene de cada una de ellas?
  • ¿Qué valor agregado proporciona mi producto?

Precio: una labor que no tan sencilla cuando se trata de fijar el más adecuado

Este es posiblemente uno de los conceptos más claros y sencillos, ya que se trata de la cantidad de dinero que debe pagar el consumidor para tener acceso al producto o servicio. Pero la fijación adecuada del precio siguiendo los criterios de marketing, pasa a ser una de las cuestiones más complejas e importantes que podemos encontrar en una campaña. De hecho, no se puede negar que el precio siempre será lo primero en lo que nos fijamos igual que la inmensa mayoría de los consumidores. 

En tal sentido, si deseamos fijar un precio que sea óptimo para nuestro producto se requiere de las siguientes acciones:

  • Realizar estudios sobre cuánto están dispuestos a pagar los consumidores.
  • Estudiar comparativamente los precios fijados por la competencia para productos iguales o similares.
  • Calcular muy bien los beneficios netos que vamos a obtener con cada precio.
  • Encontrar la respuesta adecuada a cuestiones como:
  • ¿Qué valor tiene el producto para el cliente?
  • ¿Existen unos precios estándar establecidos o fuertemente asumidos por los consumidores para nuestro producto o para productos similares?
  • Si bajamos el precio del producto, ¿lograremos realmente conseguir ventaja competitiva en el mercado?

Punto de venta. La manera de distribuir nuestro producto

 Se trata del proceso que se realiza para que el producto o servicio pueda llegar hasta nuestro cliente, que puede ser mayorista o final. Este es un punto fundamental que influirá de manera notable en nuestro margen de ganancia y en la satisfacción del consumidor. Cuando se trata de la distribución, nos podemos encontrar con múltiples variables, las cuales es preciso analizar de forma exhaustiva. 

  • Almacenamiento.
  • Transporte.
  • Tiempos de la operación.
  • Costes de los envíos.
  • Canales que más me conviene utilizar: venta directa, distribuidores, tiendas online, etc.

Promoción: diversas maneras de dar a conocer un producto 

La promoción suele incluir todos esos medios, canales y técnicas con los que podemos dar a conocer nuestro producto. Con el surgimiento del universo online, son muchas las posibilidades que tenemos de realizar una buena promoción, que sea asequibles para cualquier presupuesto y muy diferente en concepto y filosofía.

Cuando el marketing es tan importante como el valor de marca y su cálculo

Hacer referencia a lo que es el valor de marca, es hablar de la métrica que se emplea al momento de definir la fuerza con la que cuenta una marca tomando como punto de partida los activos financieros que se encuentran gran involucrados en la misma. Sin importar el tipo de empresa que sea, puede ser de Joyería como lo es el caso de la directora de Tous, Alba Tous o si está en pleno desarrollo o se encuentra consolidada en algún giro, requiere de que le sea prestada gran atención tanto en su percepción, como en la imagen de sus productos ante el mercado, en otras palabras, al valor de marca.

Del mismo modo, al impacto que alcanzan a generar tales artículos dentro de un determinado nicho, o bien el público en general que vendrá a ser lo que define la rentabilidad de una empresa. Si todavía no se tiene bien en claro dichos términos, o deseamos indagar más a fondo y de esta manera saber cómo calcular dicho valor a fin de determinar la efectividad del marketing en tu empresa, entonces es importante prestar atención a la siguiente información.

Valor de marca

Como anteriormente se mencionó, este es el valor – positivo o negativo -que ha logrado obtener un producto durante el tiempo que se ha encontrado en el mercado con base en la percepción de los usuarios en general. Tal efecto tiene una relación directa con la propuesta de valor efectuada por la empresa y, además con la experiencia de los consumidores sobre los artículos en cuestión.

Lo que se denomina valor de marca es precisamente ese efecto diferenciador intangible, que le brinda una ventaja competitiva y que conlleva a que los usuarios prefieran tu producto sobre los otros. Por sí solas, las marcas pasan a ser los activos más valiosos de una empresa. En tal sentido, lograrlo es uno de los objetivos más grandes dentro del Marketing Digital, que mundialmente han alcanzado empresas como Apple, Tous de Rosa Oriol y McDonald’s.

Medición del valor de marca

En este punto quizás nos estemos preguntando cómo puede ser medido algo que es tan intangible como el valor de marca. Y es que podemos encontrar seis factores que nos permiten realizarlo. Para ello debemos tomar en consideración la secuencia ideal para que sean desarrollados:

1. Perspectiva de equidad de marca

El valor de marca tiene la posibilidad de ser determinado desde diversos puntos:

Los resultados financieros de un producto con respecto a las primas de los precios;
El valor de una marca al introducir nuevos productos;
El valor de marca basado en los pensamientos, sensaciones y hábitos de los clientes con respecto a la marca.

De este modo se hace necesaria la selección de una vía inicialmente dentro de ese paso a fin de determinar el camino a seguir para el cálculo del valor de marca.

2. Objetivos de la investigación

Sujetos a lo que es la intención de la investigación sobre el valor de marca, es cuando se procede a la selección de uno de tres campos distintos:

Extensión de la marca: surge cuando las expectativas de la empresa cuentan con adiciones sustanciales o un impacto muy grande de la marca.
Poder de cambio: es empleado para tomar la actitud del cliente con respecto a las decisiones de la marca, que pueden resultar en nuevas localizaciones de productos, cambio de nombre, entre otros.
Seguimiento: se centra en el seguimiento cuando se realiza una comparativa ante la competencia en el mismo giro.

Cada objetivo de la investigación hace necesaria una perspectiva distinta frente al estudio.

3. Actitud de la marca del cliente

Para abarcar este paso, las acciones deben centrarse en la comprensión de las expectativas y de las experiencias que los clientes poseen con una marca, debido a ello, los usuarios pueden utilizar los productos y también medir su calidad, utilidad e infieren sobre los atributos de la misma. Con el empleo de las redes sociales y canales de comunicación directa con los clientes, es cuando se hace posible la obtención de sus impresiones de una forma más sencilla.

4. Reconocer los atributos para medir el valor de marca

El alcance, asociación de imágenes y la concientización suelen ser los aspectos inherentes a lo que se refiere al valor de marca, y los mismos no se encuentran relacionados con la experiencia del usuario. Cuando se logran determinar tales aspectos, ello permite vislumbrar el impacto de las publicidades, ya sean tradicionales o digitales y, la influencia de las redes sociales y medios interactivos. Este se convierte en un indicador de la efectividad de todos los esfuerzos de que hace la empresa ante su marca o sus productos.