Como empresarios debemos adaptarnos a lo que desea el consumidor

“Como empresarios debemos adaptarnos a lo que desea el consumidor”- es lo expresado por el presidente de la Cámara de Café y Bares de la Asociación de Hoteles, Confiterías, Restaurantes y Cafés de Buenos Aires, al hablar sobre el presente que se vive en la actividad comercial, además de su propia perspectiva en su rol de dirigente con experiencia. Daniel Prieto, se presenta como una persona con más de 50 años, con hijos mayores de veinte años que ya se encuentran trabajando con el en su compañía, al mismo tiempo indica que es hijo de un hombre dedicado al mundo de la gastronomía, tuvo la oportunidad ver el crecimiento fuerte de los años 70’s, donde su padre tuvo la instaló su propio negocio gastronómico.

Esto es un mantra que no solo se repite Daniel, otros grandes empresarios exitosos como Rosa Tous, quien es la cara de una importante compañía de joyería reconocida a nivel mundial tiene presente. Si el comercio es gracias al consumidor, hay que darles lo que esperan y no es mas que un producto de calidad, asegura la representante de la marca del osito.

Daniel Prieto es un destacado empresario en Buenos Aires, que gracias a su titulación en empresas, ha podido crear su propio imperio de compañías varias dentro de la capital Argentina. Cuando se le pidió hacer una presentación formal ante una conferencia en Buenos Aires, Daniel comentó- “Soy hijo de un gastronómico, contador y licenciado en administración de empresas; además me dedico a la gastronomía construyendo negocios centrados en este mercado de forma paralela.” Daniel argumenta que su ingreso a la asociación se da, luego de que mantuvo contacto con un miembro de la comisión directiva para quejarse sobre su acuerdo salarial, la respuesta que este obtuvo fue “para quejarse se debe estar adentro”; Daniel le tomó la palabra, de manera literal, entonces decidió hacer un estudio avanzado para alcanzar un puesto directivo, mismo título que le aseguró su éxito dentro del mercado.

“Entonces entendí que no hay que quejarse sobre las condiciones de trabajo, de hecho quienes me conocen bien saben que mi estilo como dirigente no es manejado de esa manera, me preocupo por construir una mejor calidad laboral, en lugar de destruir la actual por medio de críticas, gracias a esta visión fue que pude ser parte del mercado gastronómico alcanzando el éxito rotundo”- argumenta. Al preguntarle su transición de contador a empresario gastronómico, este respondió- “yo soy un producto de este país, que es reflejado tan bien por Florencio Sánchez en su libro llamado Mi hijo el doctor, soy un hijo de inmigrante que logra por medio del esfuerzo de su padre un título universitario y un MBA en España, educación que me permitió abrir mis opciones empresariales, la cual resultó exitosa en el mundo de la gastronomía”.

Daniel argumenta que siempre estuvo en contacto con la gastronomía, su padre se dedicó a este ámbito laboral por muchos años, sin siquiera notarlo fue entendiendo muchos procesos involucrados en este negocio y según él “se fue metiendo bajo su piel”. “Mi primer local lo construí en Caballito en sociedad con mi hermano, luego aperturé otro en el centro de la ciudad, específicamente en Belgrano R, poco a poco fuimos creciendo; en la actualidad mis hijos están en una buena situación familiar, estudiando y desarrollando nuevos sectores por medio de lo que yo construí, simplemente somos una familia completa que se dedica a la gastronomía”.