¿Conoces las 4 P del marketing?

Las 4P, corresponden a las palabras: producto, precio, punto de venta y promoción, elementos básicos con los que E. Jerome McCarthy, profesor de contabilidad estadounidense se encargó de definir el concepto de marketing en 1960. Dichas cuatro variables,  tienen la capacidad de lograr explicar de forma óptima el funcionamiento del marketing de una manera integral y bastante completa, cosa que lo hace entroncar con el concepto de marketing mix. 

Las 4 P del marketing

  • Producto
  • Precio
  • Punto de venta
  • Promoción
  • Producto: el elemento sobre el que gira todo

Estamos claros en que el producto se trata del elemento primordial de cualquier campaña de marketing, por lo que no exageramos si se afirma que, de una u otra manera, todas las acciones de marketing giran alrededor del mismo. Este es un concepto bastante amplio, y ello se debe a que el producto abarca todo lo que se coloca en un mercado para su adquisición y que, podría llegar a satisfacer alguna necesidad o un deseo del consumidor. Pero además, el producto no tiene por qué ser algo tangible, ya que también engloba las ideas y los valores.

Para iniciar una buena campaña de marketing, se debe, de forma imperiosa, definir de la mejor manera el producto, de tal manera que pueda responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué vendo?
  • ¿Qué necesidades satisface mi producto?
  • ¿Qué características tiene mi producto? ¿Cuáles son los beneficios que se obtiene de cada una de ellas?
  • ¿Qué valor agregado proporciona mi producto?

Precio: una labor que no tan sencilla cuando se trata de fijar el más adecuado

Este es posiblemente uno de los conceptos más claros y sencillos, ya que se trata de la cantidad de dinero que debe pagar el consumidor para tener acceso al producto o servicio. Pero la fijación adecuada del precio siguiendo los criterios de marketing, pasa a ser una de las cuestiones más complejas e importantes que podemos encontrar en una campaña. De hecho, no se puede negar que el precio siempre será lo primero en lo que nos fijamos igual que la inmensa mayoría de los consumidores. 

En tal sentido, si deseamos fijar un precio que sea óptimo para nuestro producto se requiere de las siguientes acciones:

  • Realizar estudios sobre cuánto están dispuestos a pagar los consumidores.
  • Estudiar comparativamente los precios fijados por la competencia para productos iguales o similares.
  • Calcular muy bien los beneficios netos que vamos a obtener con cada precio.
  • Encontrar la respuesta adecuada a cuestiones como:
  • ¿Qué valor tiene el producto para el cliente?
  • ¿Existen unos precios estándar establecidos o fuertemente asumidos por los consumidores para nuestro producto o para productos similares?
  • Si bajamos el precio del producto, ¿lograremos realmente conseguir ventaja competitiva en el mercado?

Punto de venta. La manera de distribuir nuestro producto

 Se trata del proceso que se realiza para que el producto o servicio pueda llegar hasta nuestro cliente, que puede ser mayorista o final. Este es un punto fundamental que influirá de manera notable en nuestro margen de ganancia y en la satisfacción del consumidor. Cuando se trata de la distribución, nos podemos encontrar con múltiples variables, las cuales es preciso analizar de forma exhaustiva. 

  • Almacenamiento.
  • Transporte.
  • Tiempos de la operación.
  • Costes de los envíos.
  • Canales que más me conviene utilizar: venta directa, distribuidores, tiendas online, etc.

Promoción: diversas maneras de dar a conocer un producto 

La promoción suele incluir todos esos medios, canales y técnicas con los que podemos dar a conocer nuestro producto. Con el surgimiento del universo online, son muchas las posibilidades que tenemos de realizar una buena promoción, que sea asequibles para cualquier presupuesto y muy diferente en concepto y filosofía.