Desde que fue creado el perfume, tiene mucho que ver con el amor

Entre los sentidos que poseemos los seres humanos, es el olfato el que mejores y mayores recuerdos trae a nuestra memoria. A través de él hemos sido capaces de poder evocar gran cantidad de momentos en donde están incluidos el amor, el deseo, la pasión o quizás la ternura.

Es esta la razón por la que, le han sido atribuidos calificativos que son en su totalidad románticos y que los asemejan a las cualidades que contiene el amor.

El perfume de los enamorados

Las fragancias de equivalencias perfumes Yodeyma cobran distintas dimensiones en las personas, incluso se emplean cuando queremos conquistar a esa persona de quien nos sentimos atraídos pues vemos en cada uno de los perfumes que nos ofrece su tabla equivalencias fragancias Yodeyma una especie de fuerza mágica que podría ayudarnos a alcanzar ese gran sueño.

En este caso, el perfume funciona como una especie de ritual, desde ese momento en que lo seleccionamos y se compra, hasta que lo colocamos en nuestra piel y eso incluye los efectos del mismo.

No es meramente un secreto, que cuando percibimos un buen o un mal aroma esté podría ser más que suficiente para rechazar o dejar entrar en nuestra vida a alguna persona. Y es que ese olor que desprenden las personas nos permite ver a alguien de manera cercana o distante, dulce o áspero, frío o por el contrario encantador.

En tal sentido, es recomendable elegir con suma devoción el perfume cuando estamos ante el catálogo equivalencias perfumes Yodeyma pies es esencial al momento de acompañarnos durante cada uno de nuestros momentos especiales.

Y si buscamos el amor, siempre habrá una fragancia para nosotros

Para quienes sienten gran gusto por las cosas refinadas, saben que es muy importante la relación entre la estética y las fragancias personales y es por ello que se considera una de las más sublimes manifestaciones de la delicadeza y el sensualismo.

En nuestros días es concebida la elegancia como buen atributo si esta se encuentra en compañía de un buen perfume, y entre ellos destacan los del catálogo equivalencias perfumes Yodeyma. Cuando nos acercamos a ellos, reconocemos nuestro propio estilo y personalidad, en consecuencia, atraemos a las personas y esto es un añadido en esencia.

El olor y el marketing

Algo que no podemos obviar es que fue el romanticismo el que inspiró diversos de los clásicos de la perfumería, en esa época donde los mensajes marketinianos apenas existían, incluso algunos aún pueden ser comprados.

En la actualidad, la estrategia de venta refleja habitualmente conceptos que son etéreos en relación a la inspiración al momento de crear un perfume, entre ellos que un perfume “busca representar a una mujer joven, urbana, que se siente libre o que desea imponer sus normas, desatar su feminidad en un mundo de hombres, sucumbir al deseo, etcétera”.

Ahora, percibimos de manera lejana esa época cuando la industria no era la que imponía sus reglas y los perfumes eran creados como si se tratara de la escritura de un poema o regalar una flor. Entonces, las emociones se comportaban como el motor de la puesta en escena de las mezclas donde los perfumistas se dejaban llevar.

Algunos de los perfumes más míticos de la historia y que se pueden encontrar en la lista equivalencias fragancias Yodeyma surgieron como el fruto de alguna historia de amor quizás correspondida, tormentosa, amistosa o tan solo maternal.

El olfato y la química del amor

Cuando se acelera el corazón, nuestras pupilas se dilatan, sentimos mariposas en el estómago y nos falta el apetito, estamos ante la presencia de síntomas que son característicos de un proceso de enamoramiento, aunque también se presenta un aspecto que no es tomado en consideración y este es el exceso de sudoración, la cual es señal de que estamos bajo el poder del olfato.

En el transcurso del tiempo es mucho lo que se ha hecho para tratar de reprimir el olor corporal, ya que el sudor es visto de mal manera a nivel social y no es tomado en consideración que el aroma que expulsa el cuerpo es en numerosas ocasiones la forma más empleada por los humanos y los animales para identificar a su pareja en el plano sentimental, y también en el sexual.

De acuerdo a Alonso Fernández Guasti, quien es adscrito al Departamento de Farmacobiología del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), una persona que está enamorada tiene la capacidad de ver el mundo de otra forma y ello se debe a que el amor llega a alterar el sistema simpático, y el mismo tiene como función principal preparar al organismo para responder con gran velocidad a las estimulaciones externa; en otras palabras, una reacción que proviene del sistema nervioso.

Entre los mitos que han tenido su origen en torno a este sentimiento, del mismo modo en que ocurre con el corazón, la vista podría ser uno de los que también guardan relación con el amor, ya que comúnmente a este sentido se le atribuye el “flechazo de Cupido”.

Si bien un aroma de la lista equivalencias fragancias Yodeyma podría justificar un lazo amoroso entre dos personas, también existe una explicación bioquímica y ello ha sido avalado por investigaciones científicas, donde se ha señalado al olfato como el sentido más poderoso cuando se trata del contacto sexual.

Según Alonso Fernández, si bien la vista resulta fundamental al momento de sentirse atraído por una persona, el olfato es aún más esencial en el surgimiento del amor.

El proceso bioquímico a través del cual se llega a establecer un vínculo entre la pareja consiste en la detección de moléculas que están esparcidas por el aire, en donde sensores nerviosos ubicados en el epitelio olfativo transportan la información al cerebro y éste con su memoria, reconoce el olor de la persona amada.

Gracias al aroma del sudor y de la memoria olfativa, resulta posible reconocer con facilidad a quién pertenece. Resulta importante aclarar que durante el periodo de la pubertad es cuando se expide un olor particular, lo que activa un eje específico para mostrar la información de que el individuo se encuentra ya en una etapa sexualmente reproductiva.

“Como si se tratara de huellas digitales, cada persona posee un aroma que la caracteriza, cuya función es atraer al otro; sin embargo, es disfrazado y hasta cierto punto modificado por perfumes y desodorantes“, explicó el investigador del Cinvestav.